Sustentabilidad

En Mozambique, los pequeños agricultores que participan en el programa BCI administran el 90% de la tierra cultivada con algodón, y el 86% de los productores de algodón del país producen Better Cotton. BCI Los agricultores cultivan algodón de secano, principalmente a mano, y muchos cultivan en parcelas heredadas de sus familias.

A medida que cambia el clima, los patrones irregulares de lluvia están planteando desafíos importantes a los agricultores, y las sequías conducen en algunos casos a la pérdida total de los cultivos de los agricultores. La pobreza generalizada y la falta de infraestructura de transporte y comercio pueden presentar obstáculos adicionales para abordar estos problemas, impidiendo que los agricultores accedan a las herramientas, la financiación, los insumos y el equipo que necesitan.

Nuestros cuatro socios implementadores * (PI) en Mozambique apoyan a los agricultores de BCI en la adopción de técnicas sostenibles y asequibles para ayudar a aumentar la productividad y mitigar los impactos del cambio climático. También adquieren insumos como semillas y pesticidas en nombre de BCI Farmers, lo que ayuda aún más a reducir los costos. Desde una perspectiva social, crean conciencia sobre la importancia del trabajo decente (un concepto universal de trabajo justo y ético, definido por la Organización Internacional del Trabajo), centrándose en cuestiones importantes como ayudar a las mujeres de las comunidades algodoneras a obtener el mismo trabajo y decisión. -haciendo oportunidades.

Una IP de BCI, Sociedale Algodoeira do Niassa - João Ferreira dos Santos (SAN JFS) ha estado apoyando al agricultor de BCI Manuel Maussene desde 2013. Manuel, de 47 años, administra su minifundio de algodón de 2.5 hectáreas en la provincia de Niassa. Y con ocho hijos, la familia depende de su capacidad para lograr una cosecha abundante y saludable. Desde que participó en el programa BCI, Manuel ha dado pasos importantes para aumentar la productividad en su finca, enfocándose en enfoques más eficientes para el manejo de plagas, maximizando el uso de agua de lluvia y mejorando la salud del suelo y la calidad de la fibra. En 2016, logró una cosecha récord de 1,500 kg de algodón por hectárea, un 50% más que su cosecha de 2015, significativamente más alta que el agricultor BCI promedio en Mozambique.

La atención de Manuel al detalle y la precisión en la aplicación de las mejores prácticas lo ha llevado a convertirse en un Granjero Líder ***. En este cargo, ha asistido en sesiones de capacitación para 270 agricultores de BCI de su comunidad, prestando su propia parcela para demostraciones de mejores prácticas y se comunica regularmente con ellos para compartir conocimientos y escuchar sus inquietudes. En 2017, participó en una iniciativa digital liderada por IP para medir exactamente cuánta tierra están cultivando BCI Farmers en la provincia de Niassa. Recibió una tableta de SAN JFS para realizar mediciones, con la IP superponiendo imágenes de satélite sobre el área registrada. También usa la tableta para mostrar videos de capacitación a los agricultores de BCI en su UP, compartiendo las mejores técnicas de prácticas de Mozambique y otros países productores de BCI.

Manejar los riesgos que plantean las plagas como el gusano de la cápsula y el jassid (que atacan las cápsulas y el follaje respectivamente) presenta un desafío continuo para Manuel y sus compañeros agricultores de BCI. Adoptar un enfoque más preciso para la aplicación de pesticidas puede ayudar a mantener las plagas bajo control al tiempo que reduce los costos y el impacto ambiental. En lugar de fumigar cada dos semanas, Manuel ha aprendido a comprobar si la cantidad de plagas ha superado cierto umbral antes de fumigar. También cultiva sus plantas más juntas, alejándose de las prácticas tradicionales, lo que le permite aplicar pesticidas de manera más eficiente y cultivar más plantas en la misma área de tierra, haciendo un mejor uso de su parcela.

A medida que el clima cambia y las plagas migran a nuevos lugares, los agricultores también deben permanecer atentos a la evolución de las amenazas de plagas. Por ejemplo, la plaga de la cochinilla (un insecto chupador de savia) devastó muchos cultivos en 2016, por ejemplo, propagándose rápidamente debido a las condiciones cálidas y secas. Trabajamos con nuestros PI para proporcionar a Manuel y a sus compañeros agricultores de BCI información del Instituto de Algodón y Semillas Oleaginosas de Mozambique (IAM) sobre cómo combatir la plaga de manera eficaz.

Cuando es posible, Manuel usa sustancias naturales como hojas de neem para fabricar pesticidas botánicos, lo que resulta en ahorros adicionales, así como malezas muertas de su granja para crear una cubierta nutritiva para la capa superior del suelo. Esto tiene el doble beneficio de proporcionar nutrientes al suelo al tiempo que ayuda a maximizar la retención de humedad al reducir la evaporación y garantizar que se dirija más agua a las raíces, algo esencial en tiempos de sequía y lluvias irregulares. Mejorar la salud del suelo es vital, y la degradación del suelo es un problema importante para los agricultores de BCI en Mozambique y la mayoría de los países africanos. Además, mejora la salud del suelo al rotar sus cultivos con maíz, mandioca y frijoles, lo que le da al suelo la oportunidad de regenerarse.

Dado que los patrones cambiantes de las precipitaciones siguen siendo una seria preocupación para los cultivadores de algodón en Mozambique, es vital maximizar el uso del agua de lluvia. Cuando las lluvias tardías obligan a los agricultores a sembrar semillas uno o dos meses más tarde de lo habitual (en diciembre o enero), esto puede crear un marco de tiempo menos favorable para el cultivo, con días cada vez más cortos hacia los meses de invierno, privando a los cultivos de suficiente luz solar, solo a medida que entran en la fase de crecimiento. Para conservar la mayor cantidad de agua de lluvia posible y prevenir la erosión del suelo, Manuel ha construido 'contornos' (montones de tierra apilados) a lo largo de cada fila de algodón para actuar como barreras, ayudando a reducir la escorrentía y aprovechar al máximo este preciado recurso.

La protección de la calidad de la fibra es otra prioridad clave. Manuel ha aprendido a comenzar a cosechar cuando la mitad de sus plantas están mostrando sus cápsulas de algodón, lo que reduce la posibilidad de contaminación por el polvo de la carretera. Inmediatamente separa el cultivo cosechado en dos grupos, clasificados A y B, antes de secar el algodón en secadores protegidos y especialmente diseñados, hechos de ramas de árboles de origen local y cubiertos con pastos, protegiendo aún más el cultivo de la suciedad y el polvo. Finalmente, mantiene la calidad del algodón en camino al mercado almacenándolo en bolsas de tela en lugar de plástico. Todas estas técnicas se combinan para permitirle conservar la mayor cantidad posible de su cosecha.

Al participar en BCI, Manuel se ha ganado el respeto y la posición en la comunidad, y utilizó sus mayores ganancias para beneficiar a su familia. Ha podido enviar a sus hijos a la escuela y compró libros escolares para ayudarlos en su aprendizaje, y reforzó la construcción de su casa, reemplazando las ramas de madera por ladrillos y el techo de pasto con planchas de zinc impermeables. También se ha comprado una motocicleta, lo que le permite llegar más fácilmente a los clientes para vender sus cultivos alimentarios, buscar insumos para estos cultivos o comprar víveres para la familia.

La capacitación de Manuel en BCI sobre Trabajo Decente también está cambiando la forma en que él y su familia abordan la división de tareas en la granja. Su esposa ahora está desempeñando un papel más importante en el aspecto comercial de su negocio, yendo a menudo con Manuel a vender el algodón de la familia en los mercados locales.

En el futuro, Manuel planea continuar mejorando la productividad en su finca e incluso puede expandir su finca para cultivar más Better Cotton. También seguirá invirtiendo sus ganancias en actividades para mantener a su familia, incluida la compra de cabras para vender leche, queso y carne en su comunidad.

Lea más sobre el trabajo de BCI en Mozambique aquí.

* Llevar a cabo capacitación para millones de agricultores de BCI en todo el mundo es una empresa importante y se basa en el apoyo de socios confiables y afines en el terreno en cada país donde se cultiva Better Cotton. Llamamos a estos socios nuestros Socios implementadores (PI), y adoptamos un enfoque inclusivo de los tipos de organización con quien nos asociamos. Pueden ser ONG, cooperativas o empresas dentro de la cadena de suministro del algodón, y son responsables de ayudar a los agricultores de BCI a adquirir los conocimientos sociales y ambientales que necesitan para cultivar mejor. Algodón, y fomentar la adopción de Better Cotton en la cadena de suministro del algodón. 

** Cada IP admite una serie de Unidades de productor (UP), una agrupación de agricultores ICC (de pequeños agricultores o talla media fincas) de la misma comunidad o región. Su líder, el PU Manager, ayuda a varios grupos más pequeños, conocidos como Grupos de Aprendizaje, a dominar las técnicas de mejores prácticas, de acuerdo con los Principios y Criterios de Better Cotton, nuestra definición global de Better Cotton.

*** Cada grupo de aprendizaje, a su vez, cuenta con el apoyo de un Granjero principal, (entornos urbanos), liderados por sus Ayuntamientos, que son responsables de validar e integrar las herramientas en su propio contexto aportando sus necesidades y retos. organizado sesiones de capacitación para sus miembros, crea oportunidades regulares para discutir el progreso y los desafíos, y fomenta las mejores prácticas para registrar sus resultados.

Comparte esta página