Crédito de la foto: Jay Louvion. Ubicación: Ginebra, Suiza. Descripción: Foto de cabeza del CEO de Better Cotton, Alan McClay.

Por Alan McClay, CEO, Better Cotton.

Este artículo fue publicado por primera vez por Reuters en 4 Abril 2023.

La sustentabilidad ya no es el espectáculo secundario de los negocios principales, para ser presentado por el director ejecutivo en conferencias y luego enviado de vuelta a las líneas secundarias. El desempeño social y ambiental de una empresa es hoy una preocupación central de consumidores, inversionistas y reguladores.

La última evidencia del creciente perfil del tema es la reciente aprobación por parte de la Comisión Europea de un conjunto estricto de nuevas reglas que rigen cómo las empresas divulgan sus actividades en este espacio.

En el proceso regulatorio durante varios años, el Directiva de informes de sostenibilidad corporativa presenta cierta claridad sobre lo que es, y lo que no es, apropiado con respecto a las metodologías que sustentan los reclamos corporativos. Esto es muy bienvenido.

El momento de esta nueva legislación no es de ninguna manera una coincidencia. El interés de los consumidores y la presión de los inversores están empujando a las empresas a exhibir sus credenciales de sostenibilidad más que nunca. Con las apuestas comerciales tan altas, la tentación de masajear el mensaje es intensa.

Desde afirmaciones falsas de los fabricantes de automóviles sobre los contaminantes del aire hasta el uso de datos ambientales engañosos por parte de las marcas de ropa, las acusaciones de "lavado verde" se intensifican día a día.

Dejando a un lado la dinámica del mercado, sin embargo, la capacidad de calcular con confianza el desempeño general de sustentabilidad de una empresa aún no está asegurada. Las corporaciones modernas son entidades vastas, a menudo con huellas globales que se extienden desde granjas y fábricas lejanas hasta los compradores en la tienda local.

Afortunadamente, una revolución de datos está en marcha. Recopilación y almacenamiento de datos automatizados, análisis de Big Data, aprendizaje automático: estas y otras herramientas digitales están poniendo una gran cantidad de información a disposición de las empresas.

Durante años, la lucha de las empresas fue poner sus manos sobre los datos que se les exigían. Hoy en día, las empresas están inundadas de hechos y cifras sobre cuestiones no financieras. Ahora, la pregunta es qué datos priorizar, cuál es la mejor manera de usarlos y, sobre todo, qué es lo que realmente nos dice.

Este último punto es fundamental. Cada protocolo para reportar datos de desempeño lleva consigo las prioridades y tendencias de sus creadores. Algunos enfoques están orientados a evitar riesgos (contaminación ambiental, altas emisiones de carbono, etc.); otros adoptan una lente de oportunidad (inversiones en tecnologías bajas en carbono, desarrollo de talento, etc.).

El panorama general es complejo, sin embargo, una línea divisoria crucial atraviesa casi todas las metodologías de informes, a saber, el énfasis (o no) puesto en los efectos de nivel superior de una intervención dada, su impacto, en otras palabras.

Como organización, el enfoque de Better Cotton es mejorar la suerte de los productores de algodón y las comunidades a las que apoyan. Como la iniciativa de algodón sostenible más grande del mundo, nuestro objetivo es ver que los medios de subsistencia de los agricultores y la protección del medio ambiente aumenten de la mano.

Sin embargo, encontrar un estándar de divulgación que se ajuste a un enfoque orientado al impacto como el nuestro no es fácil. ¿Por qué? Porque medir el impacto es complejo. Exige datos localizados, muestras longitudinales y análisis contextualizados, ninguno de los cuales puede generarse (todavía) con solo pulsar un botón, especialmente teniendo en cuenta que el 99 % de los cultivadores de algodón con los que trabajamos son pequeños productores, la mayoría de los cuales cultiva algodón en menos de una hectárea de tierra en algunos de los desiertos digitales que quedan en el mundo.

Crédito de la foto: Better Cotton/Seun Adatsi. Ubicación: Kolondieba, Malí. 2019. Descripción: Vista aérea de un campo en una granja de algodón.

En cambio, el mercado está dominado por sistemas de evaluación simplificados y orientados al riesgo. Muchos de estos enfoques se sustentan en metodologías basadas en la lógica de larga data de la evaluación del ciclo de vida (LCA).

Promovido por el organismo normativo autorizado, ISO, los LCA han sido adoptados a lo largo de los años por los reguladores de todo el mundo como un medio para determinar las credenciales ambientales de un producto o servicio.

Por lo general, las LCA dependen de un conjunto acordado de métricas ambientales de fácil acceso, superpuestas con variables geográficas básicas, específicas del sector u otras variables relevantes. Las LCA desempeñan un papel valioso como un medio general para generar señales de alarma u ofrecer una instantánea generalizada de un producto determinado en un momento determinado, incluida la identificación de puntos críticos dentro del ciclo de fabricación y uso de un producto.

Pero como herramienta para evaluar el impacto positivo (o negativo) a lo largo del tiempo, o para generar información sobre por qué se han visto (o no) mejoras, las LCA no revelan casi nada.

Tomemos el ejemplo del uso de fertilizantes en la producción de algodón. Una LCA preguntará cuánto fertilizante químico usa un agricultor y lo calificará en consecuencia. Un enfoque basado en el impacto preguntará lo mismo, pero luego preguntará cómo se compara esto con el uso del mismo agricultor el año anterior y con el promedio de la industria.

Si los niveles de consumo han cambiado, además, interrogará la causa. ¿Qué papel tuvo que jugar el cambio de los precios de los fertilizantes, por ejemplo? ¿Ejerció alguna influencia la participación en iniciativas de sostenibilidad dirigidas por empresas como Better Cotton? ¿Es la demanda del mercado un factor? ¿Cuál es el efecto sobre el ingreso neto del agricultor? ¿Está él o ella mejor?

Crédito de la foto: Better Cotton/Florian Lang Ubicación: Surendranagar, Gujarat, India. 2018. Descripción: En su casa, Nitaben (48), esposa del agricultor de Better Cotton Lead, Vindobhai Patel, está demostrando cómo muele gramo de Bengala para hacer harina. Vinodbhai está usando esta harina de lentejas para producir fertilizante orgánico que está usando en su campo de algodón.

En Better Cotton, hemos estado trabajando con Universidad e investigación de Wageningen para aplicar tal enfoque entre los productores de algodón en dos distritos en los estados indios de Maharashtra y Telangana. El hallazgos iniciales revelan una gran cantidad de datos sobre técnicas agrícolas, niveles de rendimiento y progreso en cuestiones ambientales importantes.

Para la temporada 2021-22, por ejemplo, ahora sabemos que los agricultores participantes en Maharashtra vieron reducir sus gastos en insecticidas sintéticos en un 75 % al cambiar a bioinsecticidas. También sabemos que el precio de venta de su algodón fue un 20 % más alto que las líneas de base, y los desmotadores comentaron que la calidad de la fibra era más alta.

Un enfoque de LCA podría dar como resultado una "marca" genérica para los agricultores en cuestión, pero no ofrecería ninguno de estos detalles granulares, ni ninguna evidencia de que el programa Better Cotton haya tenido algo que ver con los resultados obtenidos.

Un enfoque de evaluación basado en el impacto abre la puerta a una mejor toma de decisiones y, a su vez, a un mejor desempeño ambiental. Estos son los datos como caballo de batalla para la mejora continua; no, como sigue siendo tan frecuente, datos por los datos (o, en el mejor de los casos, marcar casillas).

Aún no estamos allí. Tampoco pretendemos que resolver este desafío de medición sea sencillo. Pero, nos guste o no, estas son las preguntas que los consumidores ya se están haciendo. Y los inversores y los reguladores no se quedarán atrás.

Comparte esta página