Capacitaciones

By Lisa Barratt, Gerente de Operaciones de África y Abdoul Aziz Yanogo Gerente Regional de África Occidental , ambos mejor algodón.

Los suelos saludables son vitales para el cultivo de cultivos de algodón florecientes y la mejora de los medios de vida. En Better Cotton, trabajamos en estrecha colaboración con socios en el terreno para ayudar a las comunidades productoras de algodón a adoptar mejores prácticas para la salud del suelo. Desarrollamos una comprensión completa de los desafíos locales y buscamos técnicas prácticas, efectivas y asequibles, para que sean accesibles para los pequeños agricultores. Juntos, nos enfocamos en aumentar continuamente los rendimientos de los agricultores y reducir sus impactos ambientales salvaguardando el futuro de sus suelos. 

En 2021, el equipo de Better Cotton Mali emprendió uno de esos proyectos, trabajando con nuestro socio implementador de larga data, Compagnie Malienne pour le Développement des Textiles (CMDT), para ayudar a demostrar el impacto de las técnicas de manejo sostenible del suelo para Better Cotton Farmers. A menudo encontramos que ayuda a los agricultores a ver los beneficios de una determinada técnica antes de probarla en su propia finca, para que puedan ver que funciona. Es por eso que les damos vida a través de parcelas de demostración en sus comunidades, donde pueden ver exactamente cómo mejorar la salud del suelo, por ejemplo, conduce a cultivos más saludables y resistentes. 

Lisa Barratt y Abdoul Aziz Yanogo

Comprender los desafíos de la salud del suelo en Malí 

El algodón es el cultivo principal de Malí y la segunda exportación más importante. Sin embargo, los productores de algodón en Malí enfrentan múltiples desafíos, que incluyen clima irregular y temporadas de cultivo más cortas, precios fluctuantes y altos costos de insumos, y mala salud del suelo. En particular, los suelos son bajos en materia orgánica, por lo que las plantas no se benefician de los nutrientes inherentes a los suelos sanos, prósperos y biodiversos. También son bajos en los minerales vitales que todas las plantas necesitan, como nitrógeno, fósforo y potasio. 

Acción sobre el terreno 

Nuestro objetivo era crear conciencia sobre los desafíos locales para la salud del suelo, explicar el beneficio de las prácticas sostenibles y trabajar junto con los agricultores para implementar planes de acción, basados ​​en demostraciones prácticas y apoyo en el campo. También apoyamos las pruebas de suelo como un medio importante para verificar la salud del suelo para ayudar a informar cualquier esfuerzo de fertilización. 

Esto comenzó con la comprensión de cómo los agricultores actualmente fertilizan sus campos. Entrevistamos a 120 agricultores para tener una idea de las prácticas predominantes. También identificamos cuatro buenas parcelas de demostración y enviamos muestras de suelo para análisis de laboratorio. Entre nuestros hallazgos, notamos que los agricultores estaban aplicando el mismo nivel de fertilizantes minerales en todos sus campos (a pesar de las diferentes necesidades del suelo), la materia orgánica que estaban agregando no era suficiente en relación con las necesidades del suelo y no estaban No incluir suficientes legumbres al rotar cultivos. 

Adaptamos nuestra capacitación para satisfacer sus necesidades, comenzando con la capacitación de los representantes de CDMT que estarían ayudando a los agricultores en el terreno. A partir de ahí, estábamos listos para desarrollar un plan de tres años que realmente ayudaría a los agricultores a avanzar y producir cultivos más saludables. Los objetivos del plan incluyen reducir el uso de fertilizantes sintéticos y mejorar la materia orgánica del suelo, lo que ayuda a mejorar la retención de humedad del suelo.  

Entonces, ¿qué recomendamos? 

Todas las prácticas que recomendamos fueron diseñadas para restaurar, mantener y monitorear la fertilidad del suelo. Por ejemplo, además de tomar muestras de suelo y analizarlas, recomendamos utilizar estiércol orgánico bien descompuesto, que los agricultores pueden obtener de los ganaderos locales o de su propio ganado. También recomendamos agregar fertilizantes minerales para asegurar los niveles correctos de nitrógeno, potasio y fósforo, todos vitales para el crecimiento saludable de los cultivos. Para ayudar a preservar la estructura natural del suelo, promover la retención de humedad y reducir la erosión, también propusimos reducir la frecuencia y la profundidad de la labranza (donde los agricultores revuelven el suelo para preparar los campos para la siembra). En cambio, sugerimos que los agricultores usen azada y raspado en seco para ayudar a que el suelo conserve su estructura.  

Parcela de algodón con un borde de piedra para proteger el campo contra la erosión hídrica
Uso de abono orgánico en parcelas de algodón antes de arar

Para prevenir aún más la erosión, sugerimos arar a lo largo de las curvas de nivel o formar crestas perpendiculares a la parte superior de la pendiente para ayudar a retener el agua de lluvia en el campo. Y para mejorar los niveles de materia orgánica en el suelo, integramos leguminosas leñosas como la mimosa y la acacia, que se pueden usar como mantillo para promover un mejor suelo una vez que se cosechan. Esto es fundamental para mejorar la fertilidad del suelo. Y para que la tierra descanse de tener un tipo de cultivo en exclusiva, recomendamos un sistema de rotación de tierra, incluyendo estas leguminosas.  

¿Qué sigue? 

A medida que establezcamos las parcelas de demostración en 2022, seguiremos apoyando a los agricultores en todo momento, monitoreando su progreso y ayudándolos a lograr una mejora continua. Es importante destacar que estos esfuerzos nos ayudarán a desarrollar un programa similar en Mozambique, y también ayudarán a informar el objetivo de salud del suelo de Better Cotton para 2030 para ayudar a todos los agricultores de Better Cotton a lograr suelos más saludables.  

Más información sobre la mejora del algodón y la salud del suelo

Comparte esta página