Recomendaciones
Crédito de la foto: Andrew Gustar. Ubicación: Bruselas, Bélgica, 2012. Descripción: Comisión de la UE. Enlace: https://flic.kr/p/dxGNie

Después de semanas de retraso, los estados miembros en el Consejo Europeo alcanzaron un acuerdo sobre la Directiva de Diligencia Debida sobre Sostenibilidad Corporativa (CSDDD) de la Unión Europea (UE), la principal pieza de legislación de la UE que tiene como objetivo establecer un deber de diligencia debida corporativa para que las empresas identifiquen, prevenir, poner fin o mitigar los impactos negativos de sus operaciones sobre las personas y el medio ambiente en sus propias operaciones, sus subsidiarias y sus cadenas de valor.

Hablamos con Lisa Ventura, Gerente de Asuntos Públicos de Better Cotton, para comprender qué sucedió y cómo afectará al sector algodonero.

¿Por qué hubo retrasos en la aprobación de esta legislación?

Lisa Ventura, Gerente de Asuntos Públicos de Better Cotton

En primer lugar, es importante destacar que dicha directiva llega después de años de negociaciones entre los organismos de la UE, incluidos los estados miembros del consejo, la sociedad civil y otras partes interesadas clave. Después de que se alcanzara un acuerdo preliminar en diciembre pasado, todas las partes interesadas asumieron que el resto sería sencillo.

Sin embargo, en enero, Alemania anunció que ya no apoyaría la directiva. Luego, otros Estados miembros, como Francia e Italia, solicitaron cambios y ya no mostraron un fuerte compromiso con el acuerdo previamente acordado. Por esta razón, el proceso se retrasó para permitir revisiones del texto antes de que recuperara suficiente apoyo de los estados miembros y de la UE en general.

Después de algunas concesiones importantes en el texto, los estados miembros de la UE en el Consejo Europeo finalmente llegaron a un acuerdo el 15 de marzo de 2024.

¿Cuánto ha cambiado la legislación con respecto al borrador original y qué significa esto?

El principal cambio en la última versión de la legislación es el ámbito de aplicación de las empresas cubiertas por la directiva. La última versión eleva el umbral de empleados de 500 a 1000 y el umbral de facturación de 150 millones de euros a 450 millones de euros, lo que significa que ahora sólo un tercio de las empresas están cubiertas por la ley en comparación con lo que se propuso inicialmente.

Las normas seguirán aplicándose tanto a las empresas de la UE como a las de fuera de la UE y a las empresas matrices. También hubo enmiendas relacionadas con la responsabilidad civil, dando a los Estados miembros una mayor flexibilidad sobre cómo se pueden hacer cumplir los derechos.  

A pesar de las revisiones, que decepcionaron a la sociedad civil en general, esto sigue siendo un paso adelante en la promoción de la sostenibilidad corporativa y la conducta empresarial responsable.  

¿Cuándo será examinada la legislación por el Parlamento Europeo y en qué plazo podría entrar en vigor?

Ahora que se ha alcanzado un acuerdo en el consejo y en la comisión de asuntos jurídicos del parlamento, la CSDDD revisada se someterá a votación final en el pleno en torno a abril.

Si se adopta y entra en vigor en ese momento, los Estados miembros tendrán dos años para transponerlo a la legislación nacional.

Debido a uno de los recientes cambios en la directiva, la implementación se realizará por etapas dependiendo del tamaño de la empresa. Entonces podemos esperar que la directiva se implemente en 2027 para las empresas más grandes y en 2029 para las más pequeñas.

¿Cómo podría afectar al sector algodonero?

A pesar de las revisiones, esta legislación todavía representa un progreso significativo para los derechos comunitarios en todo el mundo, incluidos los de los agricultores y trabajadores agrícolas. Las empresas tendrán que abordar los riesgos para los derechos humanos en sus operaciones y cadenas de valor.

Una de las concesiones en la última versión de la directiva eliminó la propuesta de reducir el umbral para las empresas en sectores de alto impacto, incluidos los textiles y la agricultura. Esto significa que ahora ha reducido sus ambiciones y menos empresas de esos sectores tendrán que abordar su impacto en el medio ambiente y los derechos humanos. Esto significa que la transición del sector algodonero será más lenta.

Sin embargo, en Better Cotton damos la bienvenida a la adopción de esta directiva y esperamos que su implementación impulse mejoras dentro de las cadenas de suministro textiles, además de apoyar significativamente los medios de vida sostenibles para las comunidades de todo el mundo.

Comparte esta página