Sustentabilidad
Crédito de la foto: BCI/Florian Lang Ubicación: Surendranagar, Gujarat, India. 2018. Descripción: Un campesino está preparando un campo con la ayuda de un arado manual, que es tirado por toros para el cultivo del algodón.

Por Alan McClay, CEO, Better Cotton. Este artículo de opinión fue publicado por primera vez por Eventos de Reuters en 9 marzo 2022.

Se avecina un colapso irreversible del ecosistema. Si no se hace nada para detenerlo, los sistemas agrícolas se enfrentan a un futuro potencialmente catastrófico, con graves implicaciones para la sociedad en todo el mundo. 

Esto no es una hipérbole. Es el veredicto de cientos de los principales científicos del clima del mundo, como se expresó recientemente en el último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC). informe. La escritura ya está en la pared. Según las Naciones Unidas Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), más de un tercio de los suelos del mundo ya están degradados debido a la erosión, la salinización, la compactación, la acidificación y la contaminación química. ¿El resultado? Una ausencia de la diversidad de vida que es integral para nutrir plantas y cultivos. 

La idea central de la agricultura regenerativa es que la agricultura puede devolver, en lugar de quitar, al suelo y a la sociedad.

Como todo agricultor sabe, un suelo saludable es la base de una agricultura productiva. No solo ayuda a reciclar los nutrientes y filtrar el agua, sino que ayuda a aumentar la resiliencia al cambio climático al devolver el carbono al suelo. Cue la nueva palabra de moda en el bloque, "agricultura regenerativa". De un día para otro, la frase parece estar en todas partes, de boca de defensores del clima En el correo electrónico “Su Cuenta de Usuario en su Nuevo Sistema XNUMXCX”. discursos de los principales políticos. No desde el “La Revolución Verde” de la década de 1950 tiene una palabra de moda relacionada con la agricultura que ganó tanto ritmo tan rápidamente. Como siempre, los críticos no han tardado en presentarse. Sus argumentos siguen líneas convencionales. Algunos dicen que el término carece de rigor: "regenerativo", "orgánico", "sostenible", "inteligente en carbono", todos engendran de la misma canasta de lana. Otros sostienen que es una vieja idea refrito en ropa moderna. ¿Cuáles fueron los primeros agricultores de la Media Luna Fértil si no agricultores regenerativos? 

Tales críticas esconden más que un poco de verdad. El término agricultura regenerativa ciertamente puede significar diferentes cosas para diferentes personas. Y sí, abarca conceptos como la labranza reducida, la rotación de cultivos y los cultivos de cobertura que, en algunos casos, se remontan a milenios. Pero quejarse de la terminología es perder el punto. Por un lado, los caprichos de la definición no son tan grandes o problemáticos como a algunos les gusta afirmar. La idea central de la agricultura regenerativa, es decir, que la agricultura puede devolver al suelo y a la sociedad, en lugar de quitarle, no es controvertida. 

La terminología confusa puede confundir a los consumidores y, peor aún, facilitar el lavado verde.

En segundo lugar, las técnicas de cultivo varían enormemente, lo que significa que las metodologías específicas siempre serán difíciles de precisar. Las prácticas seguidas por los agricultores en África occidental, donde el suelo es notoriamente infértil, por ejemplo, serán diferentes de las adoptadas en India, donde las plagas y el clima errático son las principales preocupaciones.   

En tercer lugar, la falta de un consenso total no conduce necesariamente a una falta total de acción. Tome los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU; los detalles de cada objetivo pueden no complacer a todos, pero complacen a las personas lo suficiente como para acumular una gran cantidad de energía colectiva.    

De manera similar, los términos nuevos pueden refrescar nuestro pensamiento. Hace una década, las conversaciones sobre la salud del suelo y el rendimiento de los cultivos tendían en gran medida a lo técnico. Un poco menos de fertilizante por aquí, un poco más de barbecho por allá. Hoy, con el discurso cada vez más generalizado de agricultura regenerativa, la propia agricultura extractivista está ahora sobre la mesa de debate. 

Por supuesto, las definiciones claras son importantes. En su ausencia, pueden surgir malentendidos en la práctica que retrasan o incluso socavan la transición hacia una agricultura más sostenible. Asimismo, la terminología confusa puede confundir a los consumidores y, peor aún, facilitar el lavado verde. En este sentido, Textile Exchange publicó recientemente Análisis del paisaje de la agricultura regenerativa marca una contribución valiosa y oportuna. Construido a través del diálogo en todos los niveles de la comunidad agrícola, establece un importante conjunto de principios básicos que todos los principales actores pueden respaldar.   

Damos la bienvenida especialmente al reconocimiento del informe de los beneficios más allá del almacenamiento de carbono y la reducción de emisiones, por importantes que ambos sean. La agricultura regenerativa no es un pony de un solo truco. Las mejoras en la salud del suelo, la protección del hábitat y los sistemas de agua son solo algunos de los otros beneficios ambientales secundarios que ofrece. 

Vemos el hecho de que la agricultura regenerativa ahora está en boca de todos como un gran positivo.

Asimismo, como organización comprometida con mejorar los medios de vida de millones de productores de algodón, también se debe aplaudir el énfasis en los resultados sociales. Como actores críticos en el sistema agrícola, las voces de los agricultores y trabajadores son fundamentales para decidir cómo se enmarca la agricultura regenerativa y a qué resultados debe aspirar. 

Para reiterar, vemos el hecho de que la agricultura regenerativa ahora está en boca de todos como algo muy positivo. No solo es el insostenibilidad Cada vez se comprende mejor la agricultura intensiva actual, que requiere muchos insumos, así como la contribución que los modelos regenerativos pueden hacer para revertir esta situación. El desafío en el futuro es convertir la creciente conciencia en acción sobre el terreno. Los problemas que la agricultura regenerativa busca abordar son urgentes. En Better Cotton, creemos firmemente en la mejora continua. ¿Regla número uno? Sal de los bloques y comienza. 

Una lección clave que hemos aprendido durante la última década es que no se llevará a cabo una acción efectiva sin una estrategia efectiva que la respalde. Es por eso que alentamos a nuestros socios participantes a nivel de campo a establecer un plan integral de manejo del suelo, detallando pasos tangibles para mejorar la biodiversidad del suelo y prevenir la degradación de la tierra. Otro ímpetu crucial para la acción es contar una historia convincente. Los agricultores no harán la transición de lo que saben sobre la base de anécdotas y promesas. Se requieren pruebas contundentes. Y, para eso, se necesita inversión en monitoreo e investigación de datos. 

Las modas, por naturaleza, siguen adelante. En el caso de la agricultura regenerativa, se espera que se perfeccionen las definiciones y se revisen los enfoques. Sin embargo, como concepto básico de cómo debemos cultivar, está firmemente aquí para quedarse. Ni el planeta ni los agricultores pueden permitírselo de otra manera. 

Más información sobre la mejora del algodón y la salud del suelo

Comparte esta página